Mujer Emprende

Ana Elena Rodríguez, Directora General Apoyos para la Informática

Soy Ana Elena Rodríguez, la empresa se llama Apoyos para la Informática y la empezó mi papá hace 22 años. No estaba en mis planes trabajar con él, antes trabajé en un par de empresas más (grandes empresas) que me sirvieron para entender que prefería ser cabeza de ratón que cola de león, y fue cuando me decidí a apoyar la empresa familiar.

Yo llevo 8 años en la empresa. Trabajar con la familia es todo un reto, pero nada que no pueda manejar algunas reglas muy claras. La primera que tuvimos que poner, y que ha sido determinante en el éxito de la relación, es que no se habla del trabajo en horas de convivencia familiar… que siendo dueño de la empresa es complicado porque los pendientes y preocupaciones te siguen a donde vayas, pero ha sido muy importante acatarla.

Sobre las habilidades que he tenido que desarrollar para alcanzar el éxito son varias, la principal es tolerancia a la frustración. Mucho se habla del por qué hay tan pocas mujeres en los puestos de liderazgo, y es que por nuestra naturaleza o predisposición somos menos arriesgadas al momento de tomar decisiones. Desafortunadamente, en el nivel de riesgo está también el potencial de éxito. Hay que intentar llegar más lejos sin dejar a un lado el orden y planeación que se requiere y nos caracteriza, eso disminuirá el riesgo, pero debemos prepararnos para que no funcione y seguir adelante. Posterior a eso hay muchas otras de las que todo mundo habla: trabajo en equipo, saber escuchar, saber delegar, prestar mucha atención al servicio al cliente (interno y externo), llevar una relación cordial con clientes y proveedores, desarrollar alianzas estratégicas, etc.

Una cualidad que tengo y que me ha ayudado a lograr muchas cosas es reconocer que no tengo todas las respuestas, y con esa actitud acercarme a quien me puede ayudar. Los primeros años con mi papá aprendí cómo funcionaba el negocio, a reconocer sus cualidades y sus carencias. Poco después tomé un diplomado de habilidades gerenciales que me ayudó a ver todo lo que todavía se podía hacer en el negocio para lograr una administración sana, y aunque implementé algunas cosas no me había dado cuenta que urgían cambios de raíz. Al entrar a Mujer Emprende me di cuenta que todavía había mucho por hacer y que esta era una magnífica oportunidad para hacerlo, pues contaba con la asesoría de expertos y la oportunidad de obtener financiamiento para mi proyecto. Aún sigo en el proceso pero tengo fe en que este proyecto significará un brinco muy alto en mi negocio, y con el apoyo del equipo de Mujer Emprende mis posibilidades de éxito aumentan significativamente. Mi mayor satisfacción a nivel profesional siempre ha sido visualizar proyectos y llevarlos a cabo, aunque siendo dueño de tu negocio normalmente cometemos el error de dejarnos arrastrar por resolver el día a día y dedicar muy poco tiempo a la planeación de mejoras o nuevas líneas de negocio, a analizar lo que nos está funcionando y lo que requiere cambios. Mujer Emprende es una oportunidad para forzarte a hacer un alto y revisar todas esas cosas de la mano de gente que está preparada y dispuesta a tratar como suyas tus metas.

De empresaria a empresaria: no tienes por qué luchar sola esta batalla, incrementa tus posibilidades de éxito y disminuye tu tiempo de implementación de la mano de quien ya ha pasado por lo mismo que tú… y nunca dejes de prepararte, siempre puedes ser mejor.

0 0

Mujer Emprende© Todos los Derechos Reservados 2015